Batido de fresas













































Las fresas son una de las frutas más saludables que hay, y ahora están en plena temporada, bueno, ya casi a finales, aunque aun se pueden encontrar buenas y a muy buen precio. Aportan una gran cantidad de vitamina C, sólo 100 gramos de fresas, aportan la cantidad necesaria que necesitamos al día de esta vitamina, además son antioxidantes, por lo que poco malo se puede decir de esta fruta.

Este batido de hoy no tiene secreto alguno, lo bueno es que cada día lo podéis hacer de forma distinta, yo voy a indicar de la forma que a mi más me gusta pero a la vez iré diciendo que otras formas se pueden hacer también y que queda muy bueno. Además es muy sencillo y rápido de hacer.

INGREDIENTES:

500 g. Fresas o Fresones
250 ml. De Leche desnatada
Azúcar o edulcorante
1 Cucharadita de Canela

PREPARACIÓN:

Empezamos limpiando las fresas, quitándole las hojas y lavándolas bien, una vez limpias las troceamos y las echamos en el baso de la batidora, guardando unas pocas para decorar. Cuando estén troceadas añadimos leche, el edulcorante y la canela. La cantidad de leche y azúcar es aproximada. Si quieres que salga más ligero añadimos más leche si no pues menos, yo siempre voy echando un poco “a ojo”, el azúcar o el edulcorante igual, no importa el orden de los ingredientes, ni el momento, después batimos bien y vamos probando hasta que quede a nuestro gusto. Por último si se desea se puede coronar la copa con un poco de nata montada, con un poco de canela espolvoreada por encima, pero como en casa no gusta la nata yo no suelo hacerlo esto último. Una vez servido en la copa cortamos las fresas que reservamos hasta la mitad y con ellas decoramos las copas.

Otra forma de prepararlo, es cambiar la leche por nata líquida, por supuesto ya no quedará tan “light” pero queda más espeso, también se puede echar hielo para que quede un batido helado o añadir un plátano y le da un toque exótico muy rico.

También me gusta mucho prepararlo con zumo de naranja en vez de leche. Para los que no son tolerantes a la lactosa el zumo de naranja es un sustituto genial de la leche en esta receta y también queda muy rico.

2 Amigos dejaron su comentario (Gracias!):