El brownie es junto con la tarta de queso, el postre típico por excelencia de los estadounidenses. Su invención se cree fue casi por descuido, cuando un cocinero que intentaba hacer una tarta de chocolate, olvidó echar a esta levadura. A esto también se le podía añadir que también la tuvo menos tiempo en el horno del que decía la receta.

En definitiva el brownie no deja de ser un bizcocho de chocolate sin levadura y ligeramente “crudo”, se suele servir caliente y con una bola de helado de vainilla y con sirope de chocolate o chocolate caliente por encima.

Hay muchas recetas, cuando lo preparé por primera vez, me topé con cientos de recetas e probé muchas de ellas, pero ninguna me terminaba de convencer. Al final como siempre cogiendo un trocito de receta de aquí, y otro de allí, me hice mi propia receta. No es la más original ni posiblemente la única, pero de las que he probado es la que más me gusta.

INGREDIENTES:

120 gr. Chocolate de postre
250 gr. Mantequilla
150 gr. Azucar
4 Huevos
140 gr. Harina
50 gr. Nueces


PREPARACIÓN:

Empezamos derritiendo la mantequilla en un cazo, una vez derretida, añadimos el azúcar y mezclamos bien. Aparte derretimos el chocolate y lo añadimos a la mantequilla y el azúcar, mezclando de nuevo todo bien. A continuación añadimos los huevos, previamente batidos y seguimos mezclando todo.

Aparte con ayuda de una picadora o mortero picamos las nueces en trocos pequeños y añadimos la mitad de ellas a la mezcla junto con la harina y lo mezclamos todo bien sin que queden grumos.

Engrasamos el molde con un poco de mantequilla o aceite y espolvoreamos con harina, para que luego sea más fácil de desmoldar. Añadimos la mezcla al molde y extendemos bien. Por último decoramos con las nueces que nos quedaban y lo metemos al horno durante 35 minutos a 180 ºC.

El tiempo es estimado, deberemos ir comprobando, pinchando con ayuda de un utensilio afinado, hasta que este salga limpio, justo entonces estará listo.


La Tarta de Santiago es una de las más famosas tartas de la cocina gallega, es una tarta de almendras normal y corriente a la que con azúcar glass se le dibuja una cruz de santiago (yo al menos no he encontrado más diferencias). Aunque se puede encontrar en toda España, es especialmente en Santiago de Compostela y alrededores a finales de julio (25 de julio día de Santiago Apostol) cuando se suele tomar.

Es una de las tartas más sencillas y simples de elaborar y es realmente sabrosa. A mi particularmente me encanta. Los ingredientes son simples azúcar, huevo y almendra molida, hay quien le añade algún licor, ralladura de limón o canela, pero yo la hago con esos tres ingredientes y sale riquísima, aunque quien quiera puede experimentar :)

INGREDIENTES:

250 Gr. Almendra molida.
250 Gr. Azúcar.
3 Huevos
Azúcar Glass

PREPARACIÓN:

En un bol, ponemos el azúcar y añadimos los huevos, mezclamos todo bien y después añadimos, la almendra molida y volvemos a mezclar hasta que quede una masa homogénea.

Con un poco de aceite y con ayuda de una brocha, engrasamos un molde y lo espolvoreamos con un poco de harina para que luego desmolde bien. Añadimos la mezcla y la repartimos por igual por todo el molde.

Lo metemos al horno, previamente calentado y lo dejamos 35 minutos a 180 grados. Por último desmoldamos y espolvoreamos con el azúcar glass. Si queremos que sea la autentica tarta de santiago, podemos recortar una plantilla de papel con dicha cruz y ponerla sobre la tarta antes de espolvorear :)


Hace poco se me antojó un solomillo que vi en el supermercado, nunca había preparado ninguno y no sabía como hacerlo, pero tenía por casa una botella de oporto y empecé a buscar por Internet recetas de solomillo al oporto. La verdad encontré pocas y ninguna me convenció del todo, todas tenían algo que no me terminaba de gustar, por lo que busqué también recetas de solomillo al Pedro Ximénez o al moscatel, pero el resultado fue el mismo, ninguna receta me entraba por los ojos. Al final decidí improvisar a ver que pasaba y el resultado fue bastante bueno. Lo que hice fue coger trocitos de una receta y otra y al final montarme la mía y este es el resultado.

INGREDIENTES:

1 Solomillo por persona (si es muy grande ½ solomillo por persona)
2 cebollas
1 Cucharadita de concentrado de carne (Bovril)
75g Piñones
1 Vaso de Oporto (250 ml.)
1 Cucharadita Maicena o harina
Aceite
Sal
Pimienta

PREPARACIÓN:

Empezamos salpimentando y haciendo el solomillo a la plancha o sartén. Si nos gusta al punto, es decir, no muy hecho lo hacemos tal cual, sin trocear, a fuego lento, le vamos dando vueltas, hasta que esté bien hecho. Si nos gusta que esté muy hecho, entonces cortamos en medallones de unos dos dedos de ancho (3 o 4 cm) y los hacemos igualmente a la plancha. Una vez hechos los reservamos.

Mientras tanto picamos la cebolla muy, muy fina y la empezamos a freír con un chorrito de aceite, cuando esté muy hecha le añadimos una cucharada del concentrado de carne y todo el Oporto, menos un poquito en el que disolveremos la cucharada de Maicena, la cual la añadiremos también. Cuando la salsa espese la retiramos del fuego y la pasamos por el chino. Si no tienes chino puedes directamente con la batidora darle una pasada, aunque no quedará tan fina.

Por último añadimos la salsa resultante a la sartén y añadimos los piñones, dejamos que se haga un poco a fuego lento y por último añadimos el solomillo para que coja un poco de calor o directamente servimos la salsa por encima de este.


La panna cotta o panacota es un postre italiano ligero, originario de la región del Piamonte, parecido al flan pero con una textura mucho más suave que este. La traducción italiana del nombre sería algo así como “crema cocida” y es que en eso se basa este postre.

Es sumamente sencillo de realizar y abre un amplio abanico de posibilidades y de sabores pues lo podemos mezclar casi con cualquier sabor que se nos ocurra. En principio voy a poner la receta básica y alguna sugerencia adicional para darle un toque personal.

Aclarar que la foto no hace justicia al postre, cosas del fotógrafo y su cámara :)

INGREDIENTES:

750 ml. Nata
250 ml. Leche
1 sobre gelatina neutra (o 6 láminas)
125 gr. Azúcar

PREPARACIÓN:

En un cazo mezclamos la leche con la nata y el azúcar, diluimos la gelatina en un poco de leche para que no haga grumos y lo añadimos al cazo. Lo ponemos a calentar hasta que hierva, con cuidado que sube y rebosa.

Una vez haya dado un hervor lo retiramos y lo servimos en vasitos, moldes o en una fuente. Lo ponemos en el frigorífico hasta que solidifique, aproximadamente 3 o 4 horas y listo.

Podemos servirlo con cualquier mermelada o sirope o simplemente solo también está buenísimo.

OTRAS VARIANTES DE PANACOTA:

Partiendo de la receta original, podemos hacer casi cualquier otra que se nos ocurra por ejemplo Una vez hemos hervido todos los ingredientes, le añadimos una copa de amareto (licor de almendra) o cualquier otro licor que nos guste.

Pero mi receta preferida y que siempre hago, es añadirle 125 gramos de chocolate de postre previamente derretido y mezclarlo todo bien. Una vez servido en los moldes le echamos por encima unos piñones y lo dejamos solidificar. Queda sencillamente espectacular, no dejéis de probarlo seguro que repetiréis.

Otra opción que he visto es añadirle compota de fruta, por ejemplo plátano, en fin casi lo que se os ocurra.


La receta de hoy, la conocí en un bar cercano a donde vivo, aunque le pregunté al dueño, nunca conseguí la receta , bueno más que la receta el tipo de queso usado, pues no todos se pueden freír ni quedan bien fritos. Hace poco viendo un programa de TV vi que uno de los invitados preparaba esta misma receta y entonces aproveché para hacerla yo. El queso usado era de cabra, del que viene en trozos cilindricos como si se tratase de embutido. También valen otros quesos como el camembert que también suelen venderlo en ese formato.

INGREDIENTES:

200 gr. Queso de Cabra
2 Huevos
Harina
Aceite de girasol
Mermelada de arándanos

PREPARACIÓN:

Ponemos a calentar el aceite en una sartén no muy grande, lo suficiente como para que cubra el queso, aproximadamente 250ml. Preparamos un plato con el huevo batido, otro con la harina y otro vacío. Cortamos trozos de queso como dos dedos de ancho, lo pasamos por el huevo, luego por la harina y repetimos, otra ve por el huevo y otra por la harina, lo empanamos por dos veces y lo reservamos en el plato limpio.

Cuando el aceite esté muy caliente, empezamos a añadir el queso empanado, aquí viene el proceso crítico (si lo hacemos en sartén, en freidora no tendremos este problema), por cada trozo, lo pondremos a freír de un lado y aunque cubra el aceite, debemos darle la vuelta rápidamente para que la harina y el huevo lo se endurezcan y sellen bien el queso del centro, ya que si lo dejamos mucho rato de un lado, el de arriba apenas se endurecerá y al derretirse el queso del centro cuando le demos la vuelta se vaciará todo el queso del centro en el aceite. Cuando estén todos los trozos bien dorados, los apartamos en un plato con papel de cocina, para que absorba. Una vez fritos todos los trozos lo servimos junto con la mermelada de arandanos.


Esta receta la encontré por casualidad, buscando la receta de pollo al limón típica de los chinos, no recuerdo si por alguna web o foro me apareció esta variante de pollo a la naranja y me pareció tan fácil y sencilla que no pude resistirme a probarla con grandes resultados. Desde entonces suelo cocinarla a menudo.

INGREDIENTES:

3 filetes de pollo por persona.
2 Naranjas de zumo por persona
2 cucharadas de Miel
1 cucharada de Maicena
Aceite
Sal
Pimienta

PREPARACIÓN:

Empezamos exprimiendo las naranjas y con el zumo resultante ponemos en remojo los filetes de pollo, durante aprox. 1 hora.

Tras esto, sacamos los filetes del zumo, los salpimentamos ligeramente y los hacemos a una sartén con un poco de aceite.

Mientras se hacen los filetes, en un cazo pequeño añadimos el zumo, la miel y la maicena y lo ponemos al fuego sin dejar de remover. Conforme vaya reduciendo irá espesando y cuando adquiera la textura deseada (aprox. en cuanto da un hervor)lo apartamos y añadimos a la sartén con los filetes, los terminamos de hacer y servimos.
Llevaba tiempo queriendo hacer una recopilación de recetas andaluzas veraniegas, muchas conocidas internacionalmente como el gazpacho o el salmorejo y otras no tanto como puede ser el ajo blanco o las zanahorias “aliñás”. Todas ellas tienen la particularidad que se preparan de mil formas distintas, según la parte de Andalucía donde se preparen. Así que yo voy a poner las recetas tal y como yo las preparo. Salvo la del “Ajo caliente” que no nos gusta mucho en casa y no solemos prepararlo, por lo que pongo la receta original.

GAZPACHO



Es la receta estrella del verano en Andalucía, la más conocida internacionalmente y que se prepara en casi cualquier parte de España no sólo en Andalucía. Se puede tomar como un entrante de sopa fría o como bebida a cualquier hora. Importante servirlo muy frío para apreciar más su sabor.

Se le atribuye unos orígenes romanos o árabes que preparaban mezclas con los ingredientes básicos del gazpacho. Los primeros gazpachos que se conocen llevaban solamente pan, vinagre, aceite y con frecuencia ajo y a veces frutos secos como la almendra (ajoblanco), uno de los gazpachos más antiguos que se conocen.

En el siglo XVI se incluyen las verduras, y el gazpacho de tomate o andaluz que contiene pimiento y su principal componente, el tomate, son frutos originarios del continente americano y no fueron conocidos en Europa hasta el descubrimiento de América, pero es a finales del siglo XVIII, cuando se generalizó su consumo en España y cuando se incorporó a la receta.

La receta que expongo aquí es como se hace en mi casa, lo hacemos más líquido que el tradicional pues lo usamos como bebida. Para ello prescindimos del pan (además así nos sale más Light) y aumentamos con un poco de agua fría hasta hacerlo todo lo líquido que nos gusta. Quien quiera hacer el gazpacho tradicional a los ingredientes de más abajo tendrá que añadir un par de trozos de pan del día anterior, puesto en remojo y bien escurrido.

INGREDIENTES:

1 Kg. De Tomates bien rojos
3 pimientos verdes o Italianos (de freir)
1 o 2 dientes de ajo.
½ Pepino
Aceite de oliva
Vinagre
Sal

PREPARACION:

Pelamos y troceamos los tomates, los pimientos (sin semillas), el pepino (sin piel ni la punta que amarga) y el ajo y mezclamos todos los ingredientes.

En la batidora eléctrica, colocamos la mezcla de ingredientes añadimos un poco de agua y trituramos todo, añadiendo el aceite poco a poco (en este punto añadiríamos el pan si lo queremos con este), una vez triturado todo añadimos el vinagre y se bate nuevamente hasta conseguir que todo esté bien triturado y emulsionado.

Añadimos más agua fría y mezclar bien hasta conseguir la textura deseada. Comprobar el punto de sal y vinagre y ampliar estos al gusto.

Por ultimo lo pasamos por un colador chino o un pasapurés, para eliminar la piel de pimiento y las semillas del tomate.

Lo serviremos bien frio y si lo hemos hecho tipo sopa, también se puede servir con una guarnición de trocitos de pepino, pan frito, etc.


SALMOREJO



De origen humilde por sus ingredientes, es una crema que se sirve como primer plato sobre todo en Córdoba de donde se considera originario, aunque al igual que el gazpacho cada vez es más internacional.

Está hecho a base de tomate, ajo, miga de pan, aceite de oliva, vinagre y sal y opcionalmente hay quien lee echa también pimiento verde. Su consistencia es la de un puré o una salsa (a diferencia del gazpacho que es normalmente líquido) y se suele acompañar añadiendo por encima clara de huevo duro picada, jamón serrano picado y un chorreoncito de aceite de oliva.

De todas las recetas expuestas en este articulo, esta es mi preferida y la que hago más habitualmente.

INGREDIENTES:

500 g de miga de pan (del dia anterior)
120 cl. Aceite de oliva
1/2 kg. Tomates maduros.
2 dientes de ajo medianos.
2 huevos cocidos
Jamón serrano en taquitos.
Sal.
Vinagre.

PREPARACIÓN:

Para empezar ponemos pan del día anterior en remojo y una vez bien empapado, lo estrujamos bien con las manos para extraer el agua. Lo colocamos en una batidora, junto con los tomates pelados (los podemos escaldar unos segundos en agua hirviendo para que sea más fácil pelarlos), el ajo, el aceite y el vinagre. Ojo con el vinagre y el ajo, si nos pasamos con cualquiera de estos ingredientes será difícil de rectificar así que es preferible echar primero poco y luego aumentar si nos queda flojo. Bien una vez, puestos todos los ingredientes menos el huevo y el jamón serrano en la batidora, lo batimos todo bien durante por lo menos 3 minutos, hasta formar una crema homogénea y espesa nunca líquido como sería el caso del gazpacho.

Por último para servirlo adornaremos con huevo picado bien finito y jamón serrano en taquitos. Se debe servir fresco aunque no excesivamente frio.

El salmorejo debe resultar siempre con cierta consistencia y nunca excesivamente liquido como el gazpacho, igualmente, Se ha de servir fresco pero no excesivamente frío y comerse al momento.

AJOBLANCO



El Ajoblanco o Ajo blanco se trata también de una sopa fría derivada del gazpacho, o más bien al revé ya que se cree es más antigua que este. Se toma en Sevilla y Extremadura, aunque sobre todo es típico de la zona de la Axarquía malagueña donde se hacen fiestas a este plato. El origen se cree arabe por sus ingredientes aunque no se sabe con certeza.

Se suele servir acompañado de trocitos de melón, manzana o de uva moscatel y es ideal para acompañar a una buena patata asada.

INGREDIENTES:

200 gramos de almendras crudas.
200 gramos de pan de pueblo.
2 dientes de ajo.
200 cl. vaso de aceite de oliva.
Vinagre
1 litro de agua bien fría.
Sal.
Melón, Manzana y/o uvas

PREPARACIÓN:

Escaldar las almendras en agua hirviendo un par de minutos, para que sea más fácil quitarles la piel. Pelarlas y reservarlas.

Ponemos en remojo el pan y bien estrujado lo añadimos a la batidora junto con las almendras. Lo batimos todo bien y cuando tengamos una masa homogénea, sin dejar de batir vamos añadiendo poco a poco el aceite y luego el vinagre. Tiene que quedar una crema parecida a la mahonesa en textura. Ya por último añadimos el agua y continuamos batiendo hasta alcanzar una textura algo más líquida. Rectificamos de sal y lo guardamos en el frigorífico hasta la hora de servir.

Lo serviremos con trozos de melon, uva y/o manzana, lo que tengamos a mano.

HORCHATA O LECHE DE ALMENDRA



Esta bebida, se conoce desde la edad media y se tomaba por toda Europa. Es una bebida ideal como sustituto de la leche, para aquellas personas que no toleran los lacteos.

Es la menos “andaluza” de todas las expuestas en este articulo, aunque como mi madre siempre la ha preparado en casa desde que era pequeño pues también la incluyo aquí.


INGREDIENTES:

200 g. Almendras crudas.
1. litro de agua
Azúcar

PREPARACIÓN:

Escaldamos las almendras unos minutos en agua hirviendo y las pelamos. Las añadimos a la batidora con dos o tres cucharadas de azucar y un poco de agua y lo batimos todo bien, has que las almendras queden completamente molidas, vamos añadiendo todo el agua y por último añadimos azúcar hasta que esté a nuestro gusto.

Por mucho que lo batamos quedarán grumos y pequeños trocitos de almendra, si no queremos encontrarnos con ellos, opcionalmente, podemos pasarlo todo por un colador de tela.

Lo guardamos en el frigorífico un par de horas antes de consumir.

PAPAS ALIÑÁS (PATATAS ALIÑADAS)



Las papas aliñás son una receta que se consume como entrante o tapa, sobre todo en la provincia de Cádiz. Es un plato a base de patata, aceite de oliva, vinagre, perejil y cebolleta. A veces se acompañan con un poco de atún.

En casa gusta mucho y lo solemos preparar a menudo sobre todo en fechas veraniegas, la receta original sólo lleva los ingredientes arriba mencionados, aunque a mi me gusta añadirle también huevo duro y palitos de cangrejo (surimi) y bueno también podeis añadirle casi todo lo que se os ocurra.

INGREDIENTES:

2 patatas grandes (400 gr. Aprox.)
1 cebolla o cebolleta
2 huevos
2 latas de atún
6 palitos de cangrejo
Aceite de oliva
Vinagre
Perejil
Sal.

PREPARACIÓN:

Empezamos lavando y cociendo las patatas y los huevos. Estos últimos los retiraremos a los 12 o 15 minutos y las patatas cuando podamos pincharlas fácilmente con un tenedor.

Pelamos las patas y las cortamos en rodajas, bueno eso dice la receta original, a mi me gusta más en taquitos pequeños, así que como prefiráis. Picamos y añadimos el huevo, los palitos de cangrejo y el perejil. Escurrimos bien el atún y lo añadimos también, mezclamos todo bien y aderezamos con abundante aceite de oliva y un poco de vinagre y sal.

AJO CALIENTE



Es un plato típico de las ventas gaditanas, por la zona de Jerez donde lo suelen ofrecer a sus clientes. Se llama también ajo de viña, ajo cortijero, ajo campero o ajo molinero.

Es una receta de origen humilde y reducido coste si nos acogemos a sus ingredientes, concierto parecido al salmorejo pero en caliente. En casa no gusta mucho por lo que he experimentado poco con el, así que pongo la receta original tal cual. Es la menos veraniega de todas las recetas expuestas pero de origen 100% andaluz.

INGREDIENTES:

250 g. de Pan del día Anterior.
100 g. Pimientos verdes
250 g. Tomates maduros
6 cucharadas de aceite de oliva.
3 dientes de ajo
Pimentón dulce
Sal.

PREPARACIÓN:

En primer lugar, se ponen a cocer los tomates en agua, durante 10-15 minutos. Una vez cocidos, se pelan, se trocean y se reservan. A continuación se majan en el almirez o mortero los dientes de ajo, sal, el pimiento verde cortado en trocitos, una cucharada de pimentón, los tomates y el aceite. Una vez majados, se agregan un trozo de miga de pan y unas cucharadas de agua hirviendo en la que cocieron los tomates. Se mezcla todo y se machaca en el almirez, agregándole poco a poco más agua y más pan, a la vez que se bate ligeramente, hasta que el conjunto quede jugoso pero sin caldo, y el pan bien desmenuzado. Conforme vaya aumentando la masa tendremos que pasarla del almirez a un recipiente mayor de barro donde quepa todo, normalmente el popular “lebrillo”. Una vez listo se sirve inmediatamente y en caliente como su própio nombre indica.


ZANAHORIAS ALIÑÁS (ALIÑADAS)



Por último un plato, tipo ensalada, también típico de la zona de Cádiz que se suele servir como tapa o entrante en casi todas las ventas de la zona.

INGREDIENTES:

500 gr de zanahorias
4 ajos
2 cucharas pequeñas de cominos molido
1 cuchara pequeña de pimentón picante o dulce (al gusto)
Orégano
Perejil
Aceite
Sal
Agua
Vinagre de manzana

PREPARACIÓN:

Pelamos las zanahorias y las ponemos a cocer en dos litros de agua con sal. Mientras se cuecen las zanahorias, pelamos los ajos y los echamos al mortero junto con el comino, el orégano, el pimentón, una pizca de sal y lo machacamos todo bien.

Cuando las zanahorias estén tiernas, no mucho(al dente), las escurrimos y cortamos en rodajas como de medio centímetro de gordas y la ponemos en la fuente que las vamos a servir.

Por último añadimos al mortero un poco de agua con el que cocimos las zanahorias, unos 100 mililitros y aproximadamente lo mismo de vinagre y aceite), lo mezclamos todo bien y lo añadimos a las zanahorias. Ya por último espolvoreamos con perejil picado y lo guardamos en el frigorífico 3 o 4 horas para que macere, antes de servir, aunque están mucho mejor de un día para otro.


Bueno estas son todas las recetas de las que dispongo y he puesto en práctica, si conoces alguna receta típica andaluza que quieras que pruebe, prometo probar todas las que me envieis :)

P.D. Las fotos del Ajo caliente y las Zanahorias aliñadas no son mias, las he encontrado en "Google images"


Esta receta la hace mi madre mucho y le sale riquísimo, de hecho aun no he conseguido que a mi me salga igual de bueno que a ella y eso que la forma de hacerlo es muy sencilla, os aconsejo lo probéis pues el plato está realmente rico.

Yo compro pulpo congelado ya cocido, pero se puede usar pulpo crudo y cocerlo previamente. Si optamos por cocerlo nosotros, tenemos varias opciones para ablandarlo, desde “mazarlo” (golpearlo con algo o contra algo) u otra opción es congelarlo y tenerlo varios meses congelado, pero claro para esto hay que ser precavidos, yo no me complico la vida y lo compro ya cocido. Si optas por cocerlo tu mismo aquí te explico la mejor y más sencilla forma de hacerlo.

La cantidad de verdura a usar, es en función de la salsa que queramos, si lo queremos con más salsa aumentamos la cantidad de verdura o la disminuimos ya al gusto de cada uno. Yo pongo las cantidades que suelo usar.

INGREDIENTES (Para 2 personas):

½ Kg de Pulpo Cocido
1 Cebolla
3 tomates
1 Pimiento Rojo
2 Pimientos Verdes
2 dientes de ajo
Pimentón Picante o dulce (al gusto)
Orégano
Sal
Aceite
Un chorrito de Brandy.

PREPARACIÓN:

En una sartén echamos toda la verdura picada muy fina y la salteamos con un poco de aceite y el orégano espolvoreado. Cuando esté bien hecha toda la verdura, la pasamos por la batidora para que no queden trozos.

Mientras en otra sartén, salteamos el pulpo con una pizca de aceite, cuando esté hecho, le añadimos un chorreón de brandy y dejamos que reduzca un poco, antes que se seque por completo, añadimos a la sartén la salsa que hemos preparado en el paso anterior, espolvoreamos con pimentón y mezclamos todo bien, dejando que cueza unos minutos hasta que reduzcan todos los jugos.



Este plato se lo he copiado a “Laube” del foro “facilisimo” http://www.facilisimo.com/foro/platodeldia/ me pareció un plato muy original, sencillo y sobre todo muy sano, desde entonces lo he hecho varias veces y me encanta.

Para la pasta podéis usar la que más os guste, pero en la receta original aconsejaban la pasta corta y he podido comprobar que efectivamente queda mejor. Las setas igualmente puedes usar la que prefieras, yo usé la seta común (pleurotus ostreatus) en la receta aconsejaban Cantarellas o Rebozuelos pero yo no logré encontrarlos. A unas malas también pueden valer champiñones.

INGREDIENTES:

200 G. Pasta por persona
300 G. Setas
1 limón
Unas hebras de azafrán (también vale en polvo o colorante)
Aceite de Oliva
Un par de hojas de Laurel
Curcuma
Pimienta blanca molida.
Perejil

ELABORACIÓN:

Cocemos la pasta (según las indicaciones del fabricante) junto al laurel y un chorro de aceite y un poco de sal

Mientras se hace la pasta, en una sartén echamos un poco de aceite y añadimos las setas picadas junto con el azafrán y las salteamos

Cuando la pasta esté hecha y la escurrimos y añadimos a las setas salteadas y removemos todo a fuego lento.

Rallamos la cáscara del limón, lo exprimimos y lo añadimos a la sartén. Mezclamos todo bien y espolvoreamos, con la pimienta blanca, la cúrcuma, el perejil picado y sal al gusto.

Removemos todo bien y lo tenemos a fuego lento unos minutos para que se mezclen los sabores con la pasta.


Este es una receta tradicional vasca, simplemente con bacalao, aceite de oliva, ajo y guindilla podemos conseguir un plato exquisito y digno de los mejores restaurantes.

Desde que estuve en Bilbao y lo probé, es una receta que llevaba mucho tiempo queriendo hacer. Busqué por Internet la forma de hacerla y la verdad me sorprendí de su simplicidad. Voy a poner dos formas de hacerla la estricta y tradicional y otra menos ortodoxa y por la que muchos amantes de lo tradicional se llevarían las manos a la cabeza :) Esta segunda forma la he sacado de un articulo de Apicius que encontré en un periódico digital (más abajo está el enlace)

Yo uso bacalao ya desalado, si lo compráis en salazón, deberéis desalarlo antes, para ello, basta con sumergirlo en agua durante 24 horas, cambiándole el agua 3 o 4 veces.

* Los ingredientes son por persona.

INGREDIENTES :

2 o 3 trozos de bacalao ya desalado
3 o 4 dientes de ajo
1 guindilla
150 cl. Aceite de oliva virgen

Para la forma menos “ortodoxa”

1 Cucharada de maicena
Agua
2 Cucharadas de Jerez seco
2 Patatas.
2 Cebollas.

PREPARACIÓN:

En una cazuela de barro (preferentemente) añadimos el aceite, los ajos troceados en láminas y la guindilla también troceada. A fuego flojito, dejamos que se vayan dorando para que el ajo vaya soltando su esencia y se mezcle con el aceite. El truco está en hacerlo a fuego muy lento, lo justo para que alrededor del ajo se formen unas burbujitas pequeñas, lo vamos removiendo poco a poco durante al menos 10 o 12 minutos. Acto seguido retiramos el ajo y la guindilla y lo reservamos. En ese aceite ponemos con la piel hacia arriba los trozos de bacalao, veremos que en muy poco tiempo, el bacalao empieza a soltar su gelatina, entonces cogemos la cacuela con ambas manos por sus asas y la vamos moviendo a vaivén en círculos suavemente para que el aceite de su interior se vaya moviendo y mezclándose con la gelatina del bacalao, pasados 5 o 10 minutos le damos la vuelta al bacalao y repetimos el proceso.

A partir de aquí podemos tomar dos caminos, seguir este proceso sin parar hasta que el aceite y la gelatina del bacalao emulsionen (con cuidado que el bacalao no se desmigue) o a los 10 minutos o así, retiramos con cuidado el bacalao, lo guardamos en un lugar que no se enfríe y con ayuda de unas varillas lo empezamos a batir sin parar hasta que emulsione la salsa, debe quedar con una textura parecida a la mayonesa. Para ayudarnos podemos añadir poco a poco aceite de oliva para que ligue mejor.

Nunca dejaremos que el aceite hierva pues se cortaría la salsa, debemos mantener el calor a fuego flojito, si vemos que se calienta mucho lo retiramos hasta que se enfríe un poco.

Este proceso aunque parece sencillo (y lo es) pero no es para nada rápido, se dice que en 30 minutos se consigue, pero la primera vez que lo hice tardé más de una hora, supongo que es cuestión de cogerle el tranquillo, como truco si se corta o vemos que no liga está aparte de lo dicho anteriormente de añadir poco a poco más aceite, es el añadir un poco de agua fría, pero aun podemos acelerar un poco más este proceso con el método que antes hemos llamado como “menos ortodoxo” :) y que apicius explica en este articulo

Se trata de mezclar un poco de agua fría, con 2 cucharadas de Jerez seco y una cucharada de maicena, mezclar todo bien y añadir a la cazuela, previamente habremos cocido un par de patatas y cebollas (que luego usaremos de guarnición) y con del agua de esta cocción añadimos otra cucharada a la cazuela y empezamos a batir, esto acelerará el proceso de emulsión y quedará también exquisito y con un toque distinto al habitual.

Por último decoramos por encima con el ajo y la guindilla que teníamos reservados.

Espero que os guste y me digáis los resultados si lo habéis probado :)


La receta de hoy es sumamente sencilla y fácil de hacer, siempre tomaba el pez espada con un poco de “ajiverde” (ajo y perejil macerados en aceite) un día buscaba otra forma de tomarlo y encontré esta forma de prepararlo y es bastante sabrosa, si te gustan los pimientos de padrón claro :)

INGREDIENTES POR PERSONA:

1 Filete de Pez Espada o Emperador.
10 o 12 pimientos del Padrón.
3 o 4 dientes de ajo.
Aceite de oliva
Pimienta
Vinagre
Perejil

PREPARACIÓN:

Para empezar salpimentamos el pez espada y lo hacemos a la plancha al gusto. Mientras tanto lavamos y secamos los pimientos y en una sartén con aceite no muy fuerte freímos los pimientos de Padrón a fuego suave (no olvideis usar una tapa para que no salpique el aceite). Una vez fritos los sazonamos y servimos junto al pez espada. En el aceite de los pimientos doramos los ajos y una vez dorados añadimos, el perejil picado finamente y el vinagre y con esta mezcla rociamos el pez espada.


La fideuá es un plato típico marinero originario de Gandía (Valencia) Dice la leyenda que los pescadores de Gandía faenando en alta mar querían hacer paella, pero no disponían de arroz y la hicieron con lo que tenían a mano, fideos y pescado. Hoy en día es un plato muy conocido nacional e internacionalmente, casi tanto como la paella.

Como ocurre con la paella, hay muchas variedades pero la original si en la paella es con verdura y carne de conejo y pollo, en este caso es de pescado y marisco únicamente. Nosotros vamos a hacer hoy una variante con tinta de calamar que le da aparte del color negro un fuerte sabor a marisco.

Respecto al fideo al que usar, hay diversidad de opiniones, yo uso el fideo de fideuá, el torcido con agujerito :), pero hay quien prefiere el nº 3 o el 4 o quien prefiere el más fino, ya hacedlo con el que os sintáis más cómodos.

INGREDIENTES:

300 gr. de fideos.
100 gr. de langostinos ya pelados (6 Unidades aprox.)
100 gr de almejas (yo usé carne de almeja congelada)
100 mejillones (también use, sin cáscara y congelados),
2 calamares o 100 gramos de anillas de calamar.
1 cola de rape,
1/2 litro de caldo de pescado
1 diente de ajo
Perejil
Aceite
1 bolsita de tinta de calamar.
Sal al gusto.

PREPARACIÓN:

Manchamos de aceite la sartén y salteamos el ajo bien troceado y los fideos hasta que cojan un poco de color. Mientras tanto, cortamos el calamar en aros y el rape en daditos y lo agregamos. Lo salteamos todo un poco y añadimos el caldo de pescado. Antes que empiece a hervir diluimos la tinta de calamar (si hemos usado calamares enteros, añadimos también la de estos) y añadimos el perejil picado.

Por último añadimos los langostinos, almejas y mejillones. La cantidad de mejillones y almejas de más arriba, es sin cáscara, si los tenemos con concha podemos abrirlos aparte y añadirlos una vez abiertos o quitar la carne tanto de almejas como mejillones una vez abiertos y añadir solo esta, como prefieras.

Mezclamos todo bien, salamos al gusto y dejamos cocer hasta que se consuma todo el caldo. Por lo general se debe cocer el tiempo que indique el fabricante pero por lo general no es suficiente para consumir todo el caldo, por lo que lo dejamos un poco más y cuando lo dejemos del fuego también lo reposamos 10 o 15 minutos. Según dicen para que esté en su punto, los fideos deben estar secos levantar las puntas hacía arriba, hay quien incluso una vez terminado les dan un golpe de grill con el horno, aunque yo nunca he necesitado de esto último.


Este potaje es muy parecido al que ya hice anteriormente de garbanzos, los ingredientes son similares, variando únicamente los tiempos de cocción y un poco el procedimiento.

Este es uno de mis preferidos y el que mejor me sale, al igual como ocurría con el de garbanzos para que esta receta salga buena hay que cogerle el tranquillo a la olla, yo lo hago con una Express, con una normal los tiempos como mínimo se triplicarán y la cantidad de agua será mayor, por lo demás igual. Como decía esta receta hay que cogerle el “tranquillo” yo de novato tuve que tirar varios hasta dar con su punto, pero merece la pena intentarlo salen buenísimos. Yo pongo tal como lo hago en mi olla, que ni es muy vieja ni muy moderna, según el modelo puede variar y que necesite principalmente más o menos agua.

INGREDIENTES:

½ kg de habichuelas (alubias) blancas.
1 trozo de Morcilla (mejor que esté durita para que no se deshaga)
2 trozos de chorizo de guiso.
2 hojas de laurel.
½ cucharadita de comino molido.
½ cucharadita de pimentón (picante si se desea)
1 patata pequeña.
aceite de oliva usado. (si no tienes frie un par de ajos y usa ese aceite)
2 Tomates rojos.
1 pimiento de freír (los verdes)
1 cebolla
3 dientes de ajo.
1 pimiento choricero (opcional)


-->
ELABORACIÓN:

Echamos en remojo las alubias la noche anterior, deben estar no más de 24h ni menos de 12h.

Primero preparamos un sofrito con toda la verdura, para ello picamos el Tomate, pimientos, cebolla y ajo y lo añadimos a una sartén con 3 o 4 cucharadas de aceite usado. Si se desea y se tiene a mano también se le puede echar un pimiento choricero o un par de ñoras picadas, aunque no es imprescindible pero da más sabor.

Lo vamos salteando todo hasta que la verdura esté blanda, acto seguido pasamos toda la verdura por la batidora (esto es opcional a mi me gusta hacerlo para no encontrarme trozos y porque sale más espeso y me sabe más bueno, pero quien lo prefiera puede dejar la verdura, eso si picada bien finita).

Ponemos las alubias en la olla y llenamos de agua hasta justo cubrirlas o incluso un poquito menos pues si hemos pasado por la batidora el sofrito anterior, este llevará también mucho líquido.

Añadimos a la olla, el aceite que nos queda, el trozo de morcilla y el chorizo troceados, dos hojas de laurel, el comino y el pimentón, una patata pequeña partida por la mitad y el sofrito.

Con la olla destapada hervimos durante 7 minutos y pasado ese tiempo le añadimos un vaso de agua fría. Esto se llama “asustarlo” y ayudará a que las habichuelas se pongan más tiernas. Tras “asustarlas” cerramos la olla y cuando empiece a “pitar” contamos 15 minutos y despresurizamos la olla.

Dejamos hervir 2 o 3 minutos más y mientras vamos probando el punto de sal. Si nos hemos quedado cortos de agua, podemos añadirla directamente fría.


Esta receta, me encanta, es muy sencilla de hacer y desde que la aprendí la hago cada semana. La he aprendido de uno de los mejores, por no decir el mejor, (sin desmerecer al resto) blog de cocina que conozco: “la cocina paso a paso”, escrito por Apicius http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/ si no lo conoces ya estás tardando en pasarte por el, te quedarás sorprendido de la cantidad de recetas, la calidad de estas y lo bien explicadas que están, hasta el más torpe sabría hacerlas :-)

Como siempre, he modificado ligeramente la receta, respecto a la original, haciéndola un poco a mi manera, quien quiera hacerla como el original, aquí tiene la dirección: http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/search/label/estofado

INGREDIENTES 2/3 p:

500 g. de carne de ternera para guiso en trozos pequeños.
2 puerros
½ cebolla grande
3 zanahorias
2 diente de ajo
500 cl. Caldo de carne
1 Vaso de vino blanco.
1 lata de guisantes
Aceite
Sal

-->
PREPARACIÓN:

Para empezar, picamos toda la verdura, muy fina, salvo la zanahoria que la hacemos trozos como de un centímetro (esto es opcional, a mi me gusta la zanahoria en trozos grandes).

En la olla Express añadimos una poco de aceite, lo justo para pintar el suelo de la olla y cuando esté caliente añadimos la verdura y la vamos salteando.

Aparte en una sartén con otra pizca de aceite añadimos la carne de ternera en trozos y la vamos salteando también. Cuando está coja color, le añadimos un vaso de vino blanco, yo suelo usar fino de Jerez (este paso no está en la receta original), cuando haya reducido el vino 2/3 partes aproximadamente lo añadimos todo a la olla, en la que ya deberían estar bien salteadas las verduras.

Cubrimos todo con caldo de carne y cerramos la olla. Si no disponemos de caldo de carne, también vale un cubito de caldo con agua o en su defecto sólo agua, pero si puede ser usamos caldo que quedará mucho mejor.

Según la olla, habrá que dejar más o menos tiempo de cocción yo tengo una olla no muy vieja y con 20 minutos va sobrado y sale la carne bastante tierna, pero lo suyo es mirar las instrucciones de la olla para ver el tiempo apropiado o ir probando hasta dar con el tiempo justo, que como mínimo será de 12 a 15 minutos. Sin olla Express nunca lo he preparado pero mínimo 1h 30 m. calculo debe de estar, aunque lo dicho es cuestión de ir probando hasta que la carne esté tierna.

Una vez despresurizada la olla, tenemos 3 pasos entre los que elegir:

1- Retirar, toda la carne de la olla y con una batidora y/o pasapurés e incluso un fino, pasar toda la verdura (así está en la foto)
2- No retirar la carne y con la batidora pasarlo todo, incluida la carne, quedando una papilla como la de los bebes.
3- Dejarlo tal cual con la verdura y la carne en trozos.

En la receta original optan por el paso 1, a mi me gusta el paso 3 pero como no suelo comer solo en casa optamos por el paso 2, cuestión de gustos :)

Independientemente del paso que cojamos, a continuación añadimos una lata de guisantes, rectificamos de sal y dejamos cocer un rato hasta que estos estén listos (unos 7 u 8 minutos).

Por último y de forma opcional, añadimos unas patatas fritas en dados y servimos. Yo nunca hago esto último pues no soy gran amante de la patata.
Hoy voy a poner una tarta fría, riquísima. Es muy fácil de hacer e ideal para que ayuden los niños a hacerla, ya que no necesita cocción de ningún tipo. El nombre es inventado por completo y la coletilla “al Jerez” además de que los ingredientes principales son vinos de esta zona, es porque me pasó la receta un amigo jerezano.

Lleva dos tipos de chocolate, Valor y Zahor uno más amargo que otro, si no encuentras esas dos marcas puedes usar un chocolate de postre cualquiera y otro de chocolate negro por ejemplo, pero siempre que puedas hazlo con esos dos tipos de chocolate ya sea en polvo o en tableta.

Con el brandy y el vino dulce pasa lo mismo, si se puede usar brandy, bien sino pues también vale cualquier coñac y vino dulce si puede ser Canasta Cream bien sino pues el que tengais más a mano.

Tanto los chocolates como los vinos pueden encontrarse en España en cualquier supermercado o hipermercado, fuera de España supongo será más dificil pero lo dicho a unas malas podemos usar otros.

No pongo foto porque en casa seguimos en plena operación bikini y no podemos permitirnos estos lujos :) En cuanto la vuelva a hacer actualizo y pongo foto ;)

Ingredientes:

1 caja de galletas “Desayuno” tipo maría cuadradas.
4 yemas de huevo.
400g.. De margarina. (aprox.)
150 grs. de cacao Valor.
150 grs. de cacao Zahor.
½ copa de vino dulce (Canasta Cream preferentemente).
½ copa de brandy (Espléndido, Cardenal Mendoza, 103,…).
1 litro de leche.
300 grs. de azúcar.

Preparación:

Calentamos un poco la margarina, lo justo para que se derrita y le añadimos las 4 yemas de huevo y lo mezclamos todo bien.

Cuando esté bien mezclado, añadimos en un bol o fuente grandes, los chocolates (si son en tableta, previamente fundidos), y los vinos junto a la margarina y el huevo, y lo mezclamos todo bien hasta que quede una mezcla homogénea.

Aparte, calentamos un poco la leche y la mezclamos bien con el azúcar y en una bandeja o recipiente apropiado vamos realizando el siguiente “ritual”:

Empapar una galleta por vez en la leche. La galleta debe estar en la leche el tiempo justo, para que se humedezca, si está más tiempo de la cuenta se romperá y menos se quedará seca. Bien pues continuamos mojando galletas en la leche y colocándolas hasta formar un suelo de galleta. Una vez tengamos nuestro suelo de galleta, le añadimos una capa con el relleno que previamente habíamos preparado con los chocolates, vinos, etc. Esta capa aproximadamente igual de gorda que la de galleta. Volvemos a hacer otra capa de galletas mojadas en leche, encima y así vamos alternando, capa de galleta mojada en leche con capa de chocolate, hasta que se nos acabe el chocolate. Si somos previsores podemos guardar un poco de chocolate para las paredes de la tarta.

Cuando la tengamos lista, la dejamos reposar en el frigorífico durante unas horas para que el chocolate cuaje y quede más consistente y listo.

Saludos.



La receta de hoy la me la enseñó un familiar que vino a pasar unos días a casa y se empeñó en preparármela, desde entonces siempre que puedo la preparo, es extremadamente sencilla de preparar, sin ingredientes complicados ni nada por el estilo. El único secreto es la salsa rosa o de cóctel que tiene que ser de la marcar Ibarra, no es que tenga acciones de Ibarra o quiera hacerles publicidad, es que simplemente para mi gusto es la mejor de todas y tiene un sabor único que es lo que hace especial esta receta. Del resto de ingredientes, salvo la pasta (por razones obvias) se puede sustituir por cualquier ingrediente que tengáis a mano u os guste. Yo uso siempre los mismos ya que es como más me gusta, pero sobre gustos…. Ya se sabe :)

INGREDIENTES:

* Las cantidades son aprox. podéis echar más de una u otra cosa si os gusta más un ingrediente que otro. Yo siempre los echo a ojo de buen cubero :)

200 g. de pasta por persona (yo uso tricolor pero podéis usar la que más os guste)
75 g. de maiz
75 g. de pechuga de pavo en tacos
3 o 4 palitos de cangrejo (surimi)
120 g. de salsa rosa
75 g. de queso en dados o rallado para ensalada (yo uso unas bolsitas que venden ya en tiras con 4 variedades de queso)

PREPARACIÓN:

La preparación no puede ser más sencilla, primero cocemos la pasta el tiempo que indique el fabricante, la lavamos, escurrimos y echamos en una fuente, a la que agregamos el resto de ingredientes picados, mezclamos todo bien con la salsa rosa y listo.

Siempre intento prepararla unas horas antes de servirla, y la guardo en el frigorífico para que esté más fresquita.

Espero que os guste.

ARROZ RELLENO




Esta receta la hizo hace tiempo Carlos Arguiñano en su programa y me llamó mucho la atención, pero no la apunté, luego la busque por Internet y di con ella aunque no era exactamente igual, así que como siempre hice un poco de mezcla entre lo que había visto por televisión, lo que encontré por Internet y lo que a mi me parecía mejor.

Aunque se sale del concepto “rápida” ya que es un poco entretenida de hacer no es muy difícil y el resultado es excepcional, ideal para sorprender a alguna visita.

INGREDIENTES:

200 Gramo/s Arroz
1 Cebolla
2 Ajo
300 Gr. Tomate frito
100 Gr. Jamón York en dados.
300 Gr. Carne picada de ternera o mixta (cerdo y ternera)
Queso rallado al gusto
2 Huevos cocidos
Aceite de Oliva
Sal
Orégano
Pimienta molida
Nuez moscada molida.
Perejil

PREPARACIÓN: 

Picamos muy fino un ¼ de cebolla y un diente de ajo y lo salteamos en la sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté pochado añadimos el arroz, rehogamos un poco y añadimos el doble de agua 400 cl. y lo cocinamos a fuego lento durante 20 minutos o el tiempo que indique el fabricante del arroz.

Mientras se cuece el arroz, aparte picamos un diente de ajo y ½ cebolla y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite, cuando esté dorado añadimos el tomate frito y lo cocinamos unos minutos a fuego lento y reservamos.

Cocemos los huevos, los pelamos, los cortamos en rodajas y reservamos.

En otra sartén, doramos el ¼ de cebolla restante bien picada, añadimos la carne picada, espolvoreamos con una pizca de orégano, sal, pimienta y si se quiere nuez moscada. Cuando este la carne hecha añadimos la salsa de tomate que teníamos reservada y lo cocinamos un poco hasta que mezclen todos los ingredientes.

Cuando tengamos todos listo, preparamos en una fuente de horno, hacemos una cama de arroz blanco, con la mitad de este, ponemos encima la salsa de tomate y carne, el jamón york bien cortado y el huevo cocido bien troceado y cubrimos todo con arroz.

Espolvoreamos con queso rallado y gratinamos en el horno durante 15 minutos.




Esta receta la tengo ya desde hace varios años, lo encontré por casualidad publicada por algun foro o web por lo que no se quien es su inventor original. Bueno, sí, el inventor original es el Coronel Sanders, pero evidentemente esta receta no es idéntica a la original, la cual es una mezcla secreta de 11 hiervas y especias, pero el resultado es muy bueno y bastante parecido.

Todos conocemos la historia de esta receta que da nombre a KFC conocida franquicia de comida rápida. A mi me gusta prepararla con los “solomillos” del pollo (el centro de la pechuga), en Mercadona venden bandejas preparadas con estas, aunque podéis prepararlas con cualquier parte del pollo, esto ya según gustos. La mezcla de la receta es para 500 g. de harina, yo lo que hago es preparar un paquete de harina completo y guardar la mezcla para ir usándola sucesivamente, según necesite, así me ahorro el proceso de preparar la cantidad necesaria para cada vez.

Este plato encantará a los niños y los no tan niños y tiene el éxito asegurado para ofrecer a los invitados.


INGREDIENTES:

12 Piezas de pollo.
2 Huevos
1/4 litro de agua o leche.


Para la mezcla secreta del KFC:
500 gr. harina de freír.
35 gr. de sal.
25 gr. Pimienta negra molida.
1 cubito de caldo de pollo concentrado (Avecrem)
1/2 Cucharadita de ajo en polvo.
1/4 Cucharadita de tomillo.
1/4 Cucharadita de albahaca.
1 y 1/2 Cucharaditas de curry.
1 Cucharadita de mostaza en polvo.
1/4 Cucharadita de clavo molido.

-->
PREPARACIÓN:

Primero preparamos la mezcla “secreta”, para ello echamos en un bol o fuente todos los ingredientes de la mezcla junto con la harina y lo mezclamos todo muy bien hasta que quede todo bien repartido con la harina. Lo guardamos todo de nuevo en el paquete de la harina y reservamos,  ya iremos usando la cantidad que vayamos necesitando.

Ponemos una sartén o una freidora con abundante aceite. Mientras el aceite se va calentando batimos los 2 huevos con 1/2 litro de agua o de leche según prefieras, yo suelo prepararlo con lo segundo.

Para el siguiente paso tenemos que preparar, un bol con el huevo batido, un bol o plato con un poco de mezcla secreta, un plato limpio, la sartén con el aceite bien caliente y vamos mojando los trozos de pollo en el huevo, escurrimos un poco y lo pasamos por la mezcla, procurando quede bien empanado y reservamos en un plato, cuando el aceite esté muy caliente, vamos añadiendo poco a poco para que no se enfrié el aceite los trozos de pollo ya empanados.

Una vez dorado el pollo lo sacamos del aceite, lo escurrimos y lo vamos reservando en un plato con papel de cocina para que vaya absorbiendo el exceso de aceite. Cuando tengamos todo el pollo dorado en el aceite, lo ponemos todo en la bandeja del horno y los terminamos de cocinar en el horno a 150º C durante media hora.

Para servirlo puede acompañarse de ensalada de col y salsa barbacoa para mojar.

Están de muerte.



Hace tiempo, estaba en la pescadería y había unas almejas con una pinta tremenda y me entró antojo de almejas a la marinera, por lo que sin saber prepararlas las compré, miré por Internet y encontré distintas recetas, pero casi todas iguales, por lo que como siempre, me quedé con lo que más me gustó de cada receta e hice la mía propia, con gran éxito desde el principio, por lo que, considero es una receta apta para principiantes y muy fácil de hacer. En sus orígenes, se llamaba, “Gambas a la marinera con jamón y gambas” pero el jamón hacía que se salaran en exceso y cortaba todo el sabor por lo que pronto dejé usarlo y quedaron sólo en “almejas a la marinera con gambas”, la forma de prepararlas es universal, por lo que a quien las haga habitualmente, creo,  no le voy a descubrir ningún secreto. 

Para prepararlo podemos usar casi cualquier variedad, yo uso normalmente chirlas que son las más fáciles de encontrar pero también valen, conquinas o las japonesas o las que os sea más fácil encontrar. 

INGREDIENTES 4p.:

1 kg. de almejas
Aceite de oliva
1 cebolla grande
1 diente de ajo
Perejil
1 hoja de laurel
½ cucharada de pimentón dulce
1 pizca de pimentón picante
1 vaso de vino blanco
1 cucharada de harina
Guindilla o cayena augusto.
200 g. de gambas

PREPARACIÓN:

Se dejan las almejas sobre una hora o menos en un recipiente con agua y sal para que suelten bien la arena, cambiando el agua cada cierto tiempo. Las removemos bien y retiramos las que estén abiertas o rotas, así como los trozos de cascara.

Picamos la cebolla y el ajo muy, muy fino, para que os hagáis una idea, yo lo hago con una picadora manual, que quedan trocitos como granos de maiz de grandes.

Ponemos en una sartén o mejor aun en una fuente de barro, un chorreón de aceite y cuando esté bien caliente, añadimos la cebolla y el ajo y lo freímos todo bien, añadimos, una pizca de pimentón (si no se quiere picante solo el dulce) y el laurel, la guindilla en aros (esto ultimo opcional) y las almejas.

Cuando empiecen a abrir, se agrega el vino blanco, el perejil picado finalmente, una cucharada de harina para que la salsa espese un poco y las gambas.

Se deja hervir un rato moviéndolas continuamente para que no se peguen, mientras va reduciendo el vino. Cuando la salsa espese, ya están listas para servir.

Salud!


Hasta hace bien poco, apenas comía pescado, hasta que poco a poco me empecé a obligar y a ir probando unos y otros, ahora no es que en mi menú diario haya una gran variedad de pescado, pero al menos tengo unas cuantas recetas. Esta que vamos a ver hoy vale para distintos tipos de pescado, en este caso he usado dorada, pero también suelo hacerla igual con lubinas (rodaballo) o herreras, que tienen un sabor similar. Considero que estos pescados pueden estar bien para iniciar a los niños o a quien no le guste el pescado pues tienen un sabor suave, mucha carne y pocas espinas.

Normalmente cuando la compro, pido me saquen los filetes tal como aparece en la foto aunque también se puede pedir que te la preparen abierta para prepararla “a la espalda”.

INGREDIENTES:

1 Dorada de unos 500g por persona.
5 dientes de ajo
Perejil
Guindilla
Pimentón
1 Cucharadita de vinagre

-->
PREPARACIÓN:

Salpimentamos la dorada y para que no se pegue con ayuda de una brocha, la untamos bien en aceite por delante y por detrás. En la plancha añadimos un poco de aceite y lo repartimos bien por toda la plancha. Cuando esté bien caliente la ponemos en la plancha boca abajo con la piel para arriba y la dejamos hasta que se dore y quede bien sellada, así al ponerla del lado de la piel, no quedará reseca. Le damos la vuelta y la dejamos hacer de ese lado unos 7 u 8 minutos.

Aparte ponemos en una sartén, como medio vaso de aceite de oliva, pelamos y picamos el ajo muy, muy fino y lo mismo con la guindilla y lo agregamos a la sartén junto con una pizca de pimentón (dulce o picante a elegir). Cuando el ajo esté dorado, añadimos un puñado (la mitad que añadimos de ajo aproximadamente) de perejil picado muy, muy fino y una cucharada de vinagre, removemos todo muy bien para que se mezcle todo y retiramos del fuego.

Una vez hecha la dorada, la servimos y por encima con ayuda de una cuchara la rociamos con la mezcla anterior.

Otra forma de hacerla, es una vez que hemos sellado el lado de la carne, en vez de darle la vuelta y hacerla en la plancha del lado de la piel, la metemos en una fuente y con la mezcla de aceite, ajo y perejil echada por encima, lo metemos al horno unos 15 o 20 minutos (según el tamaño del pescado)

Saludos.


Como su nombre indica es un plato típico de Rusia, esencialmente se trata de una ensalada de patatas con verduras mezclado con mayonesa. Aunque de origen ruso, fue inventada en 1860 por Lucien Olivier (por ello también llamada en otros paises Ensalada Olivier en honor a su inventor), chef del restaurante Hermitage de Moscú, es un plato tan popular en España y otros países que aquí ya casi lo consideramos tan propio de nuestra gastronomía como la misma paella. Por ese mismo motivo, las formas de hacerla y los ingredientes empleados son tantos y tan variados que no existe una “receta maestra”

Los ingredientes principales, son la patata cocida y la mayonesa, a partir de ahí puedes dejar volar tu imaginación y añadirle casi lo que quieras, comúnmente se le añade, atún, guisantes, zanahoria cocida, huevo, gambas o palitos de surimi, pimiento asado, lechuga, maíz, cebolla y hasta trozos de pollo. Tampoco es plan de hacerla tan cargada, ya que el ingrediente estrella es la patata, por lo que lo suyo es escoger 4 o a lo sumo 5 de estos ingredientes o incluso menos y combinarlos con la patata y la mayonesa.

Esta receta que os voy a poner aquí no se sale de lo normal ni tiene ningún secreto especial, no sabría decir donde la aprendí, mas bien es un mezcla de todas las que he ido buscando por Internet, de cómo me han dicho los familiares que la haga y de los ingredientes que he tenido cada vez en casa. En principio podéis tomarla como base para hacer vuestra propia receta o hacerla tal cual.


INGREDIENTES 4p:

4 Patatas medianas.
250 G. de Mahonesa
2 Huevos
1 latita de guisantes.
150 g. de Gambas cocidas y peladas o Palitos de surimi.
2 Latas pequeñas de Atun.
100 gramos de aceitunas sin hueso.
Pimiento asado en tiras para decorar (opcional)

PREPARACIÓN:

Para empezar ponemos a cocer las patatas y los huevos. El tiempo de cocción de las patatas variará en función de su tamaño, pero será aprox. de 20 minutos. Para saber cuando están cocidas, pinchamos con un tenedor y cuando se hunda hasta el centro ya están listas. Los huevos los cocemos durante 12 o 15 minutos como máximo.

Una vez Cocidas las patatas y los huevos, los remojamos con agua fría para que se enfríen más rápido y pelamos las patatas y los huevos.

En una bandeja amplia, picamos todas las patatas en daditos o si lo prefieres en lonchas finitas, hacemos lo mismo con los huevos cocidos, pero ojo reservamos la yema del huevo, luego os cuento para que.

Añadimos el resto de ingredientes, el atún desmigado, los guisantes, el surimi o las gambas peladas, (si son muy grandes las troceamos) y por último las aceitunas, a mi me gusta ponerlas picaditas en lonchas finitas, pero también podéis ponerlas enteras. Acto seguido añadimos la mahonesa y mezclamos todo muy bien, hasta que no queden pegotes de mahonesa y todos los ingredientes estén bien mezclados con esta. Yo para que quede más bonito, a la mezcla final le añado una fina capa de mahonesa por encima. Por último con las yemas que teníamos reservadas, las desmenuzamos por encima y decoramos con las tiras de pimiento asado y una aceituna para coronar.

Salud!
La receta de hoy es una salsa pues mañana pretendo poner la receta de ensaladilla rusa y creo que antes deberíamos aprender a hacer la receta de mahonesa a mano que queda mucho más rica, además que siempre viene bien saber como prepararla por si algún día nos coje en casa sin mahonesa en casa.

La mayonesa o mahonesa ambas palabras son aceptadas por nuestro diccionario, es una salsa emulsionada a base de huevo, aceite y sal y opcionalmente limon o vinagre. Se cree que es de origen frances, aunque inventada en la localidad de Mahon (Menorca) de ahí su nombre. Hoy en día con una batidora eléctrica es muy fácil hacerla, pero antiguamente a base de batir a mano era bastantae más complicado llegara hacerla sin que se cortara (se quedara líquida).

Esta forma de hacerla la aprendí del programa de Carlos Arguiñano y es sumamente fácil de hacer y no tardas mas de 45 segundos en tenerla.

INGREDIENTES:

1 Huevo
½ vaso de aceite de oliva virgen
Sal
Un poco de jugo de limon o vinagre (opcional)

PREPARACIÓN:

En un vaso hondo de batidora, añadimos el huevo entero y después el aceite, todo seguido y la sal. Tras esto nos quedará el huevo en el fondo y cubierto por aceite varios centímetros. Acto seguido cogemos la batidora y la llevamos al fondo del vaso, como si quisiéramos aplastar el huevo, una vez abajo del todo, ponemos en marcha la batidora a toda potencia sin despegarla del fondo, veremos que casi en seguida empezará a espesar por el fondo, seguimos batiendo y cuando esté todo el fondo espeso, subimos y bajamos la batidora suavemente, pero sin dejar que salga por completo de la mezcla. Si no cuajara, que seguro que si lo consigues, puedes añadirle un poco de jugo de limon o vinagre, pero si lo hacemos tal como se ha indicado seguro que no hará falta.

La salsa mahonesa puede resultar peligrosa, sobre todo en verano,  pues el huevo puede producir salmonela, por lo que en verano hay que consumirla después de hacerla o mejor comprarla ya embasada. También se puede hacer con leche para estos casos, yo nunca la he hecho así, pero en principio el procedimiento sería el mismo, sustituimos, el huevo por la leche y el aceite de oliva por girasol (no se si con aceite de oliva funciona también) le echamos ahora si, el vinagre o el limón y procedemos de la misma forma.

Bueno pues para mañana con esta mahonesa una rica ensaladilla rusa ;)

Saludos.


Esta tapa o aperitivo, lo aprendí del programa de cocina de “Jose Andrés” el lo hacía con pan tostado a mano y sin mezclar tanto los ingredientes, yo copié su receta pero hecha a mi manera y esta es la que os voy a enseñar. El nombre de esta es invención mía pues no recuerdo como los llamaba el. Aunque el pantumaca original es restregando el tomate y el ajo contra el pan tostado y opcionalmente añadiendo un poco de jamón serrano, en esta receta la forma de prepararlo varia un poco, pero el resultado es muy similar:

INGREDIENTES 2p:

12 Tostadas o Panecillos tostados
1 o 2 Tomates Grandes
½ diente de ajo.
100 g. de jamón serrano en lonchas.
100 cl. de Aceite de oliva
Lechuga
Sal

PREPARACIÓN:

Con un rallador rallamos el tomate, desechando la piel, rallamos también por la parte más fina el medio diente de ajo. El siguiente paso es picar todo el jamón en trocitos pequeños. En un “taper” o recipiente que se pueda cerrar, lo mezclamos todo bien el tomate, ajo, el jamón y añadimos el aceite y una pizca de sal, no mucha pues el jamón ya aporta la suya.

Cerramos el “taper” o recipiente que hayamos usado y lo agitamos bien fuerte (como si se tratara de un coctel :) ) durante un buen rato, hasta que el aceite y el tomate con el ajo, emulsionen ligeramente.

Después vamos montando los panecillos o tostadas con un poco de la mezcla anterior encima de cada uno, tal y como sale en la foto. A mi me gusta servirlos sobre un lecho de lechuga aunque no es imprescindible.

Buen provecho!


Uno de mis platos preferidos es la paella, cuando estaba empezando le pedí la receta a mi suegra que la hace riquísima y me atrevía con una, el resultado fue nefasto, en sabor parecía mas a arroz hervido que a otra cosa :) Desde entonces no volví a intentarlo, hace poco tiempo comí en su casa un guiso de arroz parecido, ella lo llama “arroz con pollo” pero además le echa el marisco que tiene a mano, me gustó tanto que le pedí la receta y me volví a atrever con otro guiso de arroz y el resultado fue excelente.

Yo uso una olla Express (a presión) si no dispones de una de estas ollas, puedes hacerlo igualmente en una olla convencional pero los tiempos, con la olla cerrada, aumentarán aprox. al doble o el triple.

Este guiso se puede hacer con cualquier parte del pollo. Mi suegra lo hace con los muslos y contra-muslos troceados. Yo uso pechuga ya que no me gusta la piel y es menos grasienta. Con el marisco pasa un tanto igual, yo uso almejas, langostinos y cigalas, pero puedes usar el marisco que más te guste o que encuentres ese día en el mercado. Las almejas en este caso, uso unas que ya vienen embasadas al vacío sin concha, mas que nada por ahorrarme luego el chupar las conchas, pero si usáis almejas normales dará mas sabor a la receta.

INGREDIENTES 4p.:

5 Tomates
2 Dientes de ajo
1 Cebolla
4 Pimientos
400 GR Pollo en trozos.
¼ KG Gambas o Langostinos
200 G. Almejas
200 G. Cigalas pequeñas
1 Pastilla de caldo de pollo
2 Hojas de laurel
250cl de vino blanco
1 Cucharada de colorante Alimenticio
100 cl. Aceite de Oliva Usado

PREPARACIÓN:

Pelamos los tomates y los hacemos trozos pequeños, igualmente procedemos con el pimiento, ajo y cebolla. En una sartén añadimos la mitad el aceite y hacemos un sofrito con toda la verdura. Cuando la verdura esté ya blanda, la retiramos del fuego y lo pasamos todo por la batidora.

* Si no tienes aceite usado puedes en aceite normal, freír unos cuantos dientes de ajo y usar ese aceite.
* No es necesario pasar por la batidora la verdura, a mi me gusta más el sabor que queda y el arroz absorbe más fácilmente esos sabores, pero quien le guste la verdura en trozos puede dejarla así también.

Una vez hecho el sofrito, en una olla a presión, se echa el aceite que nos queda, el vino, la pastilla de caldo y el laurel y se saltea un poco el pollo, un par de minutos o menos. Acto seguido añadimos 400 cl. de Agua y el sofrito, cerramos la olla y contamos 15 minutos desde que empiece a “pitar”. Nunca lo he hecho con una olla normal, pero calculo que mínimo 45 minutos hirviendo debería de estar.

Mientras se hace, vamos pelando las gambas o langostinos. Reservamos los langostinos y con las cáscaras y cabezas de estos y los cocemos en una olla pequeña con poco agua, la justa para que cubra las cabezas (aprox. medio vaso).Cocemos las cabezas durante aproximadamente 10 minutos. Tiramos las cáscaras y cabezas de gamba y escurrimos el caldo resultante y lo reservamos.

Una vez transcurridos los 15 minutos con la olla a presión, la destapamos y la volvemos a poner al fuego y añadimos, el colorante alimenticio, el caldo de las gambas, las almejas, los cuerpos de las gambas, las cigalas, sal al gusto (no mucha pues ya echamos una pastilla de caldo) y el arroz. Para el arroz la medida que tengo es dos “puñados” por persona, entendiéndose por puñado, como medida internacional, todo el arroz que puedes coger con una mano :-)

Una vez agregados todos los ingredientes, dejamos hervir a fuego muy bajo y moviendo de vez en cuando para que no se pegue, aproximadamente 20 minutos o el tiempo necesario para que el arroz esté en su punto, según el tipo de arroz puede tardar más o menos.


Hasta hace bien poco, para mi la pasta a la boloñesa, consistía en saltear un poco de carne picada añadirle, tomate frito y mezclarlo con la pasta. Un día comiendo en casa de un amigo que es cocinero, nos preparó espaguetis a la boloñesa, ahí descubrí que esta receta es algo más que tomate frito y carne picada :)

Al igual que la pasta a la carbonara, es una receta muy conocida, y no os voy a desvelar ningún secreto a quien ya la conozcáis pero, supongo que como con todo habrá miles de recetas que variarán poca cosa, voy a ponerla tal y como me la enseño y la verdad sale riquísima, además si os sobra salsa, está ideal para acabársela “dipeando” (¿Quién habrá inventado ese palabro?) con unos nachos.

INGREDIENTES 2p.:

250g. de la pasta que prefieras.
250 g. de carne picada.
4 tomates
1 zanahoria
1 cebolla
1 diente de ajo
Pimienta
Nuez moscada
Tomillo
Orégano
Romero
250ml de vino tinto.
Sal
(las hiervas y especias son opcionales)

Las cantidades son aproximadas pues, como me encanta, suelo hacer boloñesa de sobra, para luego tomarla sola con nachos o picos (colines).

PREPARACIÓN:

Ponemos a cocer la pasta, el tiempo indicado por el fabricante y cuando esté lista la lavamos, escurrimos y reservamos.

Picamos la zanahoria, la cebolla y el ajo muy muy fino. Yo uso una picadora manual que compré en los chinos y queda a taquitos minúsculos, también podeis usar la electrica o si se os da bien el cuchillo pues a mano. Yo la zanahoria como es más dura, la hago tiritas pequeñas con ayuda de un rallador.

Una vez picada la zanahoria, cebolla y ajo lo echamos todo a la sartén con un poco de aceite y la salteamos hasta que esté blanda. Mientras tanto, pelamos los tomates y los picamos muy fino también, si se desea los podemos triturar, o incluso usar tomate triturado de lata, aunque yo prefiero el natural. Cuando la verdura esté blanda, añadimos el tomate y seguimos salteando a fuego lento.

Mientras tanto, en otra sartén, añadimos la carne aliñada con todas las especias (pimienta y nuez moscada) y las hiervas (Tomillo, orégano y romero). Tanto las especias como las hierbas no son obligatorias. Puedes usar todas, ninguna o solo parte de ellas, yo siempre que puedo hecho un poco de todo.

Cuando la carne esté hecha, añadimos el vino tinto (un vaso aprox.) salteamos todo bien y antes que reduzca por completo le añadimos el sofrito de verduras que teníamos a fuego lento. Una vez mezclado todo lo dejamos unos minutos a fuego lento y listo.


Saludos!

Esta receta de pfannkuchen también denominados pankakes, nos la dio una amiga de mi novia, que es alemana. Nos dijo que eran unas tortitas alemanas que las usaban para desayunar o como postres y que estaban riquisimos. Cuando lo hicimos vimos que es una mezcla entre lo que en España llamamos crepes y las típicas tortitas americanas, aunque alguna vez he buscado recetas de crepes y hay tantas recetas distintas que nunca he sabido si se consideran dos cosas distintas, o el pfannkuchen es crepe en aleman.

Se pueden rellenar de mermelada, miel, nocilla o nutella, alimentos salados como jamon serrano, queso philadelphia y bueno casi con cualquier cosa que se os ocurra.

INGREDIENTES (2 personas):

1 Taza de harina (250g)
1 Taza de leche (250ml)
1 HUEVO.
2 Cucharadas soperas de azúcar vainillada.
Un trozo pequeño de mantequilla

Lo que quieras para rellenar.

PREPARACIÓN:


-->
Echamos la harina en una fuente y le añadimos la leche, el huevo y el azúcar vainillada (si no tienes, también vale azúcar normal). Batimos todo muy bien sin que queden grumos.


En una sartén de tamaño medio 21 o 23cm. aprox. derretimos la mantequilla, cuando esté caliente con ayuda de un cazo vamos echando la mezcla anterior procurando extenderlo todo bien para que quede finita, cuando hagamos varias le cogeremos la medida. Con una pala de madera iremos separando los bordes con cuidado para darle la vuelta sin que se rompa, cuando coja un color tostadito ya está lista, la ponemos en un plato y continuamos con la siguiente hasta que acabemos con toda la mezcla.

Una vez hechas todas las tortitas, las rellenamos por ej. Con mermelada, para ello con ayuda de una cuchara extendemos la mermelada bien a lo largo de una de las caras de la tortita y la enrollamos sobre si misma con cuidado que no se salga el relleno.

Saludos.

P.D. En casa estamos a dieta en plena "operación bikini" y no nos podemos permitir estos lujos, por lo que la foto de este articulo no es de mi propiedad, la he conseguido buscando en google imagenes, de una web alemana: http://kuechenruf.blog.de/2006/04/28/pfannkuchen~762053


Esta es una de mis recetas preferidas, y una de la que más a menudo preparo junto con el pollo al brandy. La aprendí hace poco más de un año en el Canal Cocina. Aunque allí usaban otros ingredientes distintos (judias verdes, cebolla, ajo) decían de ella que era una comida muy ligera y muy apropiada para después de comidas pesadas. A mi como no me gustaba mucho las verduras que usaba, las cambié por otras y bueno si soy sincero la primera vez pensé que no me lo podría comer, pero me encantó, luego fui cambiando alguna combinación de verduras, hasta dar con la que uso actualmente y que creo es más sabrosa.

Si no os gustan las verduras que he usado, podéis cambiarlas o añadirles otras, lo bueno de esta receta es que admite casi cualquier combinación, yo tras mucho probar me he quedado con esta:

INGREDIENTES:

200 g. de fideos finos. los más finos, yo uso “cabello de ángel”
1 o 2 Zanahorias
250 g. de brócoli
1 Puerro
250 GRS Champiñones (uso los laminados y naturales no de lata)
300 GRS gambas crudas peladas (sirven las congeladas)
Sal
Pimienta negra
Nuez moscada
250 cl. De Aceite de oliva
1 pastilla de avecrem

Lavamos y picamos toda la verdura finamente. Para la zanahoria, me ayudo de un rallador, usando la parte más grande, para que salgan tiras. En mercadona también venden bolsitas de zanahoria rallada, son muy cómodas. Una vez picadas las verduras, espolvoreamos bien toda la verdura con pimienta y nuez moscada y las reservamos.

Al mismo tiempo, ponemos por un lado ½ l, de agua a hervir y en otro cazo todo el aceite a calentar, cuando esté caliente, añadimos los fideos y vamos removiendo, hasta que vayan cogiendo color, cuando estén tostados (aprox. 2 o 3 minutos), los retiramos y con ayuda de un colador, quitamos el aceite y dejamos un momento escurrir los fideos.

Para entonces, el agua ya debe estar hirviendo, con cuidado, añadimos los fideos escurridos, al cazo con agua. Tened cuidado pues si lo añadís todo de golpe rebosará el agua y se saldrá. Hervimos los fideos unos 2 minutos, hasta que veamos están blandos, escurrimos el agua y reservamos los fideos.

Cogemos 1/3 parte del aceite que nos ha sobrado de los fideos y lo añadimos a una sartén grande, como para que quepa toda la verdura. En ese aceite, desmenuzamos el avecrem y cuando el aceite esté muy caliente (debería tardar poco pues lo acabamos de usar para los fideos) añadimos las verduras y vamos removiendo hasta que estas reduzcan un poco y se pongan blandas, en ese momento añadimos las gambas y continuamos meneando hasta que la verdura esté hecha.
Cuando veamos que la verdura está, añadimos los fideos y mezclamos todo muy bien y ya está listo.

Salud.

MIGAS DE SEMOLA



Las migas es un plato típico de pastores con el que se aprovechaban las sobras de pan duro, aunque existen también las migas de harina de sémola de trigo, que son las que vamos a hacer hoy.

Al ser un plato tradicional existen numerosas variantes en función de la zona, tanto que, según las pruebes en un sitio u otro, te pueden desde encantar hasta parecer malísimas. Yo en este caso voy a poner la receta de mi madre, por tanto las que he comido siempre en casa y las que más me gustan.

Al ser también un alimento de sabor, ligeramente “neutro” y similar al pan, casi puede ir acompañado de cualquier otro alimento. Hay quien les echa, panceta, chorizo, etc. Durante su elaboración, a mi me gusta hacerlas solas, sin mezclarlas con nada, ya que al mezclarlas con chorizo o panceta, estas absorben toda la grasa de estos alimentos y cambia considerablemente el sabor además de resultar bastante mas aceitosas. También se les puede picar, un ajete tierno, tiras de pimiento o berenjena, etc. pero todo esto es opcional y modifica el sabor, por lo que en mi caso prefiero hacerlas sin nada y acompañarlas de otros alimentos una vez hechas.

A mi me gusta comerlas acompañadas de bacalao crudo (como en la foto) o también desalado y frito o casi con cualquier tipo de pescado o si quieres que sea totalmente vegetariano, con una naranja picada y rociada con aceite o con un poco de todo, en la variedad está el gusto. Este plato admite tantas combinaciones que puedes probar casi con cualquier cosa. Recuerdo un amigo que las comía con chocolate y decían que estaban de muerte :)

Son, tan simples de hacer, que la gente cuando aprede a hacerlas se sorprende. En las hechas de pan, básicamente consiste en sofreir con ajos y aceite de oliva los trozos de pan duro, previamente hechos migajas y humedecidos en agua, hasta que se doren. Hoy vamos a ver como hacerlas con harina de sémola de trigo, la cual se puede encontrar en cualquier panadería o supermercado. Su elaboración es prácticamente la misma, aunque nos ahorramos tener que desmigar y remojar el pan duro, la noche antes.

INGREDIENTES:

1 vaso de harina por persona.
1 vaso de agua por persona.
3 o 4 dientes de ajo.
Aceite 4 cucharadas por persona.
sal

PREPARACIÓN:

En una sartén, añadir el aceite, y saltear los ajos troceados. Una vez fritos los retiramos. Acto seguido cogemos un puñado de harina y la espolvoreamos en el aceite, para evitar que salpique el aceite al añadir el agua.

Añadimos el agua y la sal, mezclamos y cuando esta hierva vamos añadiendo la harina y removiendo sin parar hasta que espese. Las medidas 1 vaso de agua y vaso de harina, son aproximadas, por lo que hay que ir añadiendo harina hasta que se ponga una masa consistente.

A fuego bien fuerte y sin dejar de remover, vamos procurando que se suelte la masa, quedando en pequeños trozos (migas). Cuando estas cambien de color y se vayan poniendo doradas ya están listas.

El único secreto de las migas, es no abusar en exceso del aceite y sobre todo no parar de remover.



Hace unos años pusieron cerca de donde vivo un restaurante hindú e íbamos mucho, nuestro plato preferido era el “chicken tikka massala” cuando quitaron ese restaurante, empecé a buscar por Internet la receta y la verdad me costó mucho encontrarla.

Hice, varias recetas que encontré pero ninguna se parecía lo más mínimo en sabor a la del restaurante. La receta original, lleva combinación de especias que son difíciles de encontrar en España, pero rebuscando mucho por google, encontré varias recetas, la mayoría en ingles y al final hice un pequeño popurrí entre todas, y conseguí una receta en resultado bastante parecida en sabor a la original, en color no lo conseguí pero bueno lo importante es el sabor ¿no? :).

Esta receta se sale un poco de la tematica “fácil y rápida” del foro pero bueno, no quería dejar de ponerla.

Para 2 personas:

Ingredientes:

1 pechuga de pollo.
1 pimiento verde
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 bote de tomate frito pequeño
1 bote de nata líquida para cocinar
1 yogurt natural
2 cucharadas de curry

Opcional:

Tabasco
Azucar

Arroz basmati para acompañar

Preparación:

Empezamos cortando las pechugas en trocitos pequeños. Yo lo que hago es pedir en la charcutería, que lo hagan filetes y los filetes a su vez tiras, quedan tiras como las de las fajitas mexicanas.

Cortar el pimiento, la cebolla y el ajo, muy, muy, fino. Yo lo hago con una picadora, ya os enseñaré algún día una foto de esta, me costó 6 € en el Lidl y es muy útil además de ahorrar mucho tiempo si no eres un hacha cortando verdura :)

En una sartén ponemos un poco de aceite y freímos el pimiento, la cebolla, el ajo y la pechuga.

En un cuenco aparte, mezclamos el tomate frito, la nata, el yogurt, el curry y sal al gusto, y lo mezclamos todo bien.

* Si se quiere se le puede añadir un par de cucharadas de azucar para que esté más dulce y tabasco al gusto para que pegue.

Cuando esté frito el pollo, añadimos la mezcla anterior.

Bajamos el fuego, ponemos una tapa y lo dejamos 30 minutos que hierva, removiendo de vez en cuando para que no se peque. Si está muy liquido, los últimos 5 minutos se destapa para que evapore un poco.

Para que esté aun más bueno, os aconsejo que lo dejeis reposar toda la noche y lo comais al día siguiente.

Se puede acompañar el plato con arroz blanco o mejor basmati.

Saludos.


Hubo un tiempo que cuando iba a cualquier restaurante a comer, si había gambas al ajillo o al pil pil era un plato fijo en mi mesa, hay sitios en los que las diferencian y otros en los que indiferentemente te ponen una u otra.

Una cosa que me sorprendía es como una receta tan simple podía cambiar tanto de un restaurante a otro y la verdad es que en algunos parecen gambas “enjuagadas” en aceite y otras están para chuparse los dedos.

Como me gustaban mucho empecé a investigar y a hacer variantes y bueno con el tiempo y una serie de truquillos he conseguido hacer mi propia receta, juntando un poco todas las que he ido encontrando y con ciertos añadidos por mi parte.

Yo por lo general en vez de usar gambas, uso langostinos, ya que son más baratos y más grandes y por tanto más fáciles de pelar, aunque suelo usar langostinos pequeños de los que suelen vender en el mercadona a 5 o 6 € el kilo. De todas formas siempre que encuentro gambas a buen precio uso gambas pues el sabor de estas no pueden compararse con nada.

INGREDIENTES:

1 kilo de gambas crudas de tamaño médio. También se pueden usar Langostinos. (Evitar usar gambas peladas y congeladas)
Guindilla o cayena al gusto.
1 cabeza de ajo
150 cl. De aceite de oliva aprox. (como medio vaso)
1 pastilla de caldo de pollo avecrem (opcional)
Una pizca de pimentón picante y otra del dulce.
Una lata de pimientos del piquillo asados (opcional)

PREPARACIÓN:

Empezamos pelando las gambas crudas y las reservamos, dejamos aparte también las cabezas de estas que luego nos harán falta.

El siguiente paso es pelar los dientes de ajo y cortarlos en rodajas finas o mejor aun machacarlos en un mortero y añadirles un poco del aceite y dejarlos en este unos minutos macerar. Si lo haces la noche anterior y los dejas toda la noche mejor.

En una sartén echamos el resto del aceite y freímos unos minutos las cabezas y mientras se fríen las aplastamos un poco con la paleta para que vayan soltando el jugo interior y mezclándose con el aceite. Una vez fritas pasar el aceite por un colador o si es posible mejor retirar las cabezas de este sin dejar restos.

En ese aceite, añadir los ajos que teníamos reservados y freír (mejor en una cacerola de barro) los dientes de ajo, las guindillas (pueden trocearse para que pique más) el pimentón y la pastilla de caldo de pollo desmenuzado, esto último no es imprescindible pero da más sabor y color a la salsa.

Cuando el ajo esté dorado pero sin dejar que se queme (1 o 2 minutos), añadir las gambas peladas y freír aprox. durante 2 minutos más o menos. El tiempo depende del tamaño de las gambas, cuando se vean blancas por ambos lados ya está hecho. Si vemos que se nos queman los ajos, hay que retirarlos para que no amarguen, aunque el tiempo de preparación por lo general no es muy prolongado y no debería dar tiempo a ello.

Opcionalmente justo antes de retirarlas suelo añadir unos pimientos del piquillo asados en enteros para decorar.

Salud