Dorada a la sal




















Esta es posiblemente la forma más fácil de preparar el pescado, nos quedará jugoso, en su punto  de sal y sin nada de grasa por lo que es una de las formas más sanas de tomar pescado, además de la dorada a la sal podemos elegir otro tipo de pez y preparar lubina a la sal, pargo a la sal, breca a la sal, besugo a la sal etc, podemos prepararla con casi cualquier especie de buen tamaño.

La única dificultad por decir alguna radica a la hora de servirlo en el plato y que quede bonito que al menos a mí como se puede ver no me resulta fácil :)

Yo le he preparado una salsa tártara  aunque podemos tomarla tal cual o simplemente añadiendo unas gotas de aceite de oliva por encima.

Una cosa muy a tener en cuenta es que la dorada no se limpie, al menos de escamas ya que estas protegerán del calor. Tampoco es necesario limpiarla por dentro, así se evitará que se pierdan más jugos de la cuenta.

INGREDIENTES:


1 Dorada por persona (500 gr. aprox)
2 kg. de Sal gorda.
200 ml. Agua
Hiervas aromáticas (opcional)

PREPARACIÓN:


Para su preparación empezaremos mezclando la sal con hiervas aromáticas, yo he usado tomillo, pero se puede usar eneldo, perejil, estragón etc., o una mezcla de ellas, aunque no si no tenemos a mano podemos prescindir de ellas. Si tenemos la dorada limpia por dentro, podemos ponerle hiervas también en su abdomen, aunque como ya se ha dicho un secreto de esta receta es que la dorada esté sin limpiar, pero sobre todo muy importante que mantenga las escamas.

Bien una vez tenemos mezclada la sal con las hiervas, en la bandeja del horno ponemos una cama de sal y la dorada sobre ella y cubrimos con el resto de la sal. Una vez bien cubierta toda la dorada, con el agua salpicamos sobre la sal, procurando humedecerla por completo, esto hará que con el calor se endurezca la sal más rápido haciendo que la dorada se cueza en su jugo en una capsula completamente cerrada.

Por último llevamos al horno precalentado a 200º durante unos 35 minutos. Una vez finalizado el proceso de cocción hay que servirla. Empezaremos abriendo la capsula de sal con cuidado de no quemarnos, para ello nos ayudaremos de una cuchara grande  y dandole golpecitos secos dibujando la figura del pez. El siguiente paso es parecido, con la cuchara iremos dando golpecitos sobre la piel, bordeando la figura del pez para quitar la piel de ese lado en un trozo. Una vez limpio, con la cuchara procuramos pasar los dos filetes a un plato sin coger espinas o las menos posibles y de igual forma procederemos con el otro lado.

Se puede servir tal cual con un poco de sal de la que le cubría por encima si apetece o con aceite o salsa tartara al gusto.

2 Amigos dejaron su comentario (Gracias!):