GAMBAS AL AJILLO/PIL PIL



Hubo un tiempo que cuando iba a cualquier restaurante a comer, si había gambas al ajillo o al pil pil era un plato fijo en mi mesa, hay sitios en los que las diferencian y otros en los que indiferentemente te ponen una u otra.

Una cosa que me sorprendía es como una receta tan simple podía cambiar tanto de un restaurante a otro y la verdad es que en algunos parecen gambas “enjuagadas” en aceite y otras están para chuparse los dedos.

Como me gustaban mucho empecé a investigar y a hacer variantes y bueno con el tiempo y una serie de truquillos he conseguido hacer mi propia receta, juntando un poco todas las que he ido encontrando y con ciertos añadidos por mi parte.

Yo por lo general en vez de usar gambas, uso langostinos, ya que son más baratos y más grandes y por tanto más fáciles de pelar, aunque suelo usar langostinos pequeños de los que suelen vender en el mercadona a 5 o 6 € el kilo. De todas formas siempre que encuentro gambas a buen precio uso gambas pues el sabor de estas no pueden compararse con nada.

INGREDIENTES:

1 kilo de gambas crudas de tamaño médio. También se pueden usar Langostinos. (Evitar usar gambas peladas y congeladas)
Guindilla o cayena al gusto.
1 cabeza de ajo
150 cl. De aceite de oliva aprox. (como medio vaso)
1 pastilla de caldo de pollo avecrem (opcional)
Una pizca de pimentón picante y otra del dulce.
Una lata de pimientos del piquillo asados (opcional)

PREPARACIÓN:

Empezamos pelando las gambas crudas y las reservamos, dejamos aparte también las cabezas de estas que luego nos harán falta.

El siguiente paso es pelar los dientes de ajo y cortarlos en rodajas finas o mejor aun machacarlos en un mortero y añadirles un poco del aceite y dejarlos en este unos minutos macerar. Si lo haces la noche anterior y los dejas toda la noche mejor.

En una sartén echamos el resto del aceite y freímos unos minutos las cabezas y mientras se fríen las aplastamos un poco con la paleta para que vayan soltando el jugo interior y mezclándose con el aceite. Una vez fritas pasar el aceite por un colador o si es posible mejor retirar las cabezas de este sin dejar restos.

En ese aceite, añadir los ajos que teníamos reservados y freír (mejor en una cacerola de barro) los dientes de ajo, las guindillas (pueden trocearse para que pique más) el pimentón y la pastilla de caldo de pollo desmenuzado, esto último no es imprescindible pero da más sabor y color a la salsa.

Cuando el ajo esté dorado pero sin dejar que se queme (1 o 2 minutos), añadir las gambas peladas y freír aprox. durante 2 minutos más o menos. El tiempo depende del tamaño de las gambas, cuando se vean blancas por ambos lados ya está hecho. Si vemos que se nos queman los ajos, hay que retirarlos para que no amarguen, aunque el tiempo de preparación por lo general no es muy prolongado y no debería dar tiempo a ello.

Opcionalmente justo antes de retirarlas suelo añadir unos pimientos del piquillo asados en enteros para decorar.

Salud

3 Amigos dejaron su comentario (Gracias!):

  • Chary Serrano | 28 de marzo de 2008, 15:04

    Muy buenas y fáciles recetas; me gusta tu blog y el doble porque tienes la misma presentación que el mio.

    Lo incluyo en la lista de blogs del foro de Karlosnet

  • Miguel A. Román | 4 de abril de 2008, 21:16

    No uses langostinos, salvo que sea una cuestión de auténtica penuria económica. El langostino es el marisco más insípido del universo (de ahí su bajo precio), y si bien es apto para ponerselos hervidos a las visitas en navidades, no resisten el envite frente a ajos, guindilla y aceite de oliva. Es cierto que si usas gambas peladas pierdes la cabeza (la de la gamba, claro), pero hay gambas congeladas enteras, el precio es lo suficientemente razonable, bien descongeladas dan el pego, y si además ese día no tienes guindillas las puedes hacer en gabardina :-)

    Bonito blog.

  • Rock | 7 de abril de 2008, 0:13

    Hola Miguel A. Gracias por tu comentario. Tienes razón, con gambas está mucho mas sabroso que con langostinos. Pero por lo general las gambas aparte de ser mucho mas caras, son pequeñitas y echas el día para pelarlas todas. Por otro lado alguna vez lo hice con gambas congeladas y no hay punto de comparación. Aun así para mi lo más importante de esta receta es el "mojar" pan :) Cuando puedo y tengo tiempo las hago con gambas, pero la mayoría de las veces uso langostinos y quedan para chuparse los dedos :)

    Saludos.