MIGAS DE SEMOLA



Las migas es un plato típico de pastores con el que se aprovechaban las sobras de pan duro, aunque existen también las migas de harina de sémola de trigo, que son las que vamos a hacer hoy.

Al ser un plato tradicional existen numerosas variantes en función de la zona, tanto que, según las pruebes en un sitio u otro, te pueden desde encantar hasta parecer malísimas. Yo en este caso voy a poner la receta de mi madre, por tanto las que he comido siempre en casa y las que más me gustan.

Al ser también un alimento de sabor, ligeramente “neutro” y similar al pan, casi puede ir acompañado de cualquier otro alimento. Hay quien les echa, panceta, chorizo, etc. Durante su elaboración, a mi me gusta hacerlas solas, sin mezclarlas con nada, ya que al mezclarlas con chorizo o panceta, estas absorben toda la grasa de estos alimentos y cambia considerablemente el sabor además de resultar bastante mas aceitosas. También se les puede picar, un ajete tierno, tiras de pimiento o berenjena, etc. pero todo esto es opcional y modifica el sabor, por lo que en mi caso prefiero hacerlas sin nada y acompañarlas de otros alimentos una vez hechas.

A mi me gusta comerlas acompañadas de bacalao crudo (como en la foto) o también desalado y frito o casi con cualquier tipo de pescado o si quieres que sea totalmente vegetariano, con una naranja picada y rociada con aceite o con un poco de todo, en la variedad está el gusto. Este plato admite tantas combinaciones que puedes probar casi con cualquier cosa. Recuerdo un amigo que las comía con chocolate y decían que estaban de muerte :)

Son, tan simples de hacer, que la gente cuando aprede a hacerlas se sorprende. En las hechas de pan, básicamente consiste en sofreir con ajos y aceite de oliva los trozos de pan duro, previamente hechos migajas y humedecidos en agua, hasta que se doren. Hoy vamos a ver como hacerlas con harina de sémola de trigo, la cual se puede encontrar en cualquier panadería o supermercado. Su elaboración es prácticamente la misma, aunque nos ahorramos tener que desmigar y remojar el pan duro, la noche antes.

INGREDIENTES:

1 vaso de harina por persona.
1 vaso de agua por persona.
3 o 4 dientes de ajo.
Aceite 4 cucharadas por persona.
sal

PREPARACIÓN:

En una sartén, añadir el aceite, y saltear los ajos troceados. Una vez fritos los retiramos. Acto seguido cogemos un puñado de harina y la espolvoreamos en el aceite, para evitar que salpique el aceite al añadir el agua.

Añadimos el agua y la sal, mezclamos y cuando esta hierva vamos añadiendo la harina y removiendo sin parar hasta que espese. Las medidas 1 vaso de agua y vaso de harina, son aproximadas, por lo que hay que ir añadiendo harina hasta que se ponga una masa consistente.

A fuego bien fuerte y sin dejar de remover, vamos procurando que se suelte la masa, quedando en pequeños trozos (migas). Cuando estas cambien de color y se vayan poniendo doradas ya están listas.

El único secreto de las migas, es no abusar en exceso del aceite y sobre todo no parar de remover.

2 Amigos dejaron su comentario (Gracias!):