Pechuga de pollo rellena de mango


















El mango es una fruta subtropical, muy dulce cuando se consume en su punto y que además de ser un magnifico postre por si solo o como ingrediente principal en diferentes recetas, se puede usar para otro tipo de platos como ya vimos con la lubina con salsa de mango.

El pollo relleno de mango lo he visto en diferentes recetarios hindúes y en algún restaurante "normal", supongo que al incorporar mango y curry dos ingredientes habituales en la cocina hindú sea fácil de relacionar con ese país, pero en este caso para esta receta me he basado sólo en los platos que he probado en algún restaurante, y dejándome guiar un poco a mi libre albedrío, utilizando los ingredientes que me parecieron mejor y la verdad que después de un par de pruebas y pequeños cambios, creo que el resultado es más que bueno.

Para el rebozado he usado "Paxo" una mezcla de harina, hierbas y cebolla frita deshidratada, que podemos encontrar sin mucha dificultad en las tiendas especializadas en productos internacionales, en este caso de Reino Unido. No es que sea imprescindible, símplemente lo tenía por casa y la verdad es que le dio una textura crujiente muy buena, pero podemos hacer la mezcla en casa, usar el tan de moda últimamente panko japones o símplemente usar pan rallado o harina de freir.

Cuando compremos las pechugas podemos pedirle al carnicero que cada mitad nos la abra para relleno quedando un sólo filete que luego podremos cerrar con el relleno dentro.

INGREDIENTES:

1/2 pechuga de pollo por persona.

3 mangos medianos (1 para el relleno 2 para la salsa)
Paxo, panko o pan rallado para el rebozado.
1 cebolla
2 dientes de ajo.
2 huevos
200 ml. de nata.
1 Cucharilla de curry
Aceite
Pimienta.
Sal


PREPARACIÓN:

Empezamos pelando los mangos y cortándolos en rodajas finas. Después vamos limpiando y abriendo las pechugas (esto nos lo puede hacer el carnicero) y salpimentándolas rellenamos con dos o tres rodajas de mango  hasta que veamos que podemos cerrar de nuevo las pechugas sin que se salga), cerramos las pechugas sujetándolas con palillos de dientes para que no se abran sólas.

Una vez cerradas las pechugas, las pasamos por huevo batido y las rebozamos. En una sartén ponemos un poco de aceite, lo justo para cubrir bien todo el fondo de la sartén  (2 o 3 cucharadas) y cuando el aceite esté caliente vamos friendo una a una las pechugas 1 o 2 minutos por cada lado, la idea no es que se hagan si no que el rebozado endurezca y queden bien selladas. Si tenemos la freidora con aceite limpio a mano podemos hacerlo con esta.

Una vez sellado el rebozado ponemos un poco de papel de aluminio en la rejilla del horno y llevamos las pechugas al horno precalentado a 190º durante  35-40 minutos (depende del tamaño de las pechugas), procurando a mitad de cocción darles la vuelta. Podriamos saltarnos el paso del horno y terminar de hacerlas en la sartén, pero yo prefiero el horno ya que creo que queda mejor hecho por dentro y más crujiente por fuera, aunque se puede preparar perfectamente de ambas formas.

Mientras tenemos el pollo en el horno, vamos a preparar la salsa, para ello picamos la cebolla y el ajo en trocitos pequeños y los ponemos en una sartén con un poco de sal. Cuado veamos que se pone blanda la cebolla y empieza a dorar, añadimos las rodajas de mango que nos han sobrado del relleno y seguimos salteando hasta que el mango se quede deshecho, queda más o menos como una confitura, aproximadamente 4 o 5 minutos. Añadimos  una cucharilla de curry, el brick de nata y un poco de sal y mezclamos todo bien y dejamos cocer 2 o 3 minutos más a fuego moderado.

Por último con una batidora lo trituramos todo y pasamos por un chino para que nos quede una salsa fina y así eliminar las hebras del mango.

Ya sólo nos queda emplatar, la pechuga sin olvidarnos de quitarle los palillos de dientes y sirviendo la salsa por encima. Podemos acompañarlo con unas patatas a la panadera. 

2 Amigos dejaron su comentario (Gracias!):